Publicado el Deja un comentario

Conductas disruptivas y el Autismo

Se estima que el 93% de la comunicación es no verbal. Por esta razón las personas con autismo sienten confusión al interactuar con otras personas. Sumado a sus dificultades para entender sus propias emociones y de su entorno, lleva a sensación de frustración y causar conductas inadecuadas.

¿Conductas disruptivas , crisis sensoriales o desregulación?

Por ello se llama conducta disruptiva o desregulación a toda conducta que rompe la posibilidad de interacción y aprendizaje. Es un comportamiento que utilizan las personas con autismo para compensar sus dificultades, como una forma de expresar sus necesidades y frustraciones. 

Es común escuchar a otros padres o familias hablar de pasar malos ratos, comportamientos inadecuados en sus hijos, o ciertas particularidades en sus conductas. ¿Haz escuchado algo así?

Un ejemplo es una pataleta. O problemas al vestirse, al cortarse el pelo o las uñas, apagar la luz o la televisión. En la parte social esperar en la fila del supermercado o en un banco es una odisea. Reacciones en que el llanto, gritos, tirarse al suelo o botar objetos son manifestaciones frecuentes. ¿Te ha tocado vivir algunas de estas situaciones?

Como madres o padres nos sentimos igual de frustrados al no poder manejar ni controlar estas conductas, en especial cuando aparecen de la nada. Y para quienes no conviven el día a día con un niño que llora por motivos desconocidos, o que no quiere irse porque no quiere. O con un niño que no entiende sus sensaciones y emociones y su única forma de comunicarse es una pataleta. No saben lo difícil que es…

Este desgaste afectan el núcleo familiar, provocando en mayor o menor tiempo el aislamiento social. Pasa muy a menudo, que las familias dejan de asistir a actividades sociales por evitar situaciones incómodas.

 ¿Qué podemos hacer?

Ahora que sabemos que son y porqué se producen, hay que saber cómo prevenir o disminuir dichas conductas.

Lo primero es identificar cuando sean peligrosas para las demás personas, cuando se pueden agravar, que entorpezcan la inclusión social e interfieran en los aprendizajes. 

Puedes llevar un registro, donde anotes cuál fue la conducta, el horario, cuánto tiempo duró, dónde ocurrió, qué ocurrió antes (para determinar factores desencadenantes). Si hubo influencia de otras personas, cómo se resolvió, y todas los factores que creas son importantes y relevantes.

Estas conductas demandan soluciones, alternativas y modificaciones en el entorno. Y es necesario entregar los apoyos necesarios, lo cual se puede lograr con esta información obtenida. Todo con el fin de mejorar la calidad de vida de los niños y niñas como de toda su familia.

Lo primordial es tener estrategias que permitan prevenir estas conductas, o que cuando ya aparecieron poder controlarlas y disminuir su intensidad. Entregar apoyos para que puedan integrarse de manera natural con las demás personas.

Uno de los propósitos por el cual nació PictoChile es ayudarte. Entregar apoyos. Como madres hemos pasado por este aislamiento, este proceso de no tener estrategias. Y utilizamos esta experiencia para crear diseños y productos fáciles de usar que te ayudarán a reforzar las acciones que son socialmente aceptadas. Y a trabajar en la disminución de estas conductas que son inadecuadas en los contextos sociales, y que pueden desencadenar situaciones más graves.

Te invitamos a pasar por nuestra tienda y revisar nuestro Set de manejo conductual. Set que te entregará apoyos visuales como recordatorio de conductas inadecuadas, y láminas de estrategias aceptadas socialmente para que escojan ante situaciones de estrés.

Y síguenos en redes sociales, siempre tenemos cosas y artículos entretenidos para ti.

Abrazos

Chris y Pía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + diecisiete =